ColaCao vs. Nesquik: ¿hay algún cacao en polvo mejor que otro?

Durante años el Cola Cao fue “el desayuno y merienda ideal” para miles de niños españoles, o al menos eso predicaba un anuncio de la marca de cacao soluble. Cuando este producto para darle sabor a la leche nació en 1946 estaba solo en el mercado español e, igual que pasaba con la televisión, si querías consumir algo de este estilo solo había una opción.

Años después, concretamente en 1963, un nuevo producto apareció en el mercado nacional quitándole adeptos al clásico de los grumitos: Nesquik. Desde entonces una eterna lucha entre niños -y no tan niños- ha sido una constante en España: ¿qué es mejor, el Nesquik o el Cola Cao?

a respuesta es que ninguno es bueno, según explica Laura Llorente, nutricionista del Centro Aleris: “Son productos que tendríamos que eliminar de nuestra dieta puesto que son ricos en azúcares añadidos que no deben formar parte de nuestra alimentación diaria”.

“Lo peor de estos productos sin duda es el azúcar añadido, tenemos que retirarlo puesto que puede aumentar ciertas enfermedades como la diabetes tipo 2, la obesidad infantil y el sobrepeso”, señala la especialista.

En concreto, el Cola Cao tiene 70 gramos de azúcar añadidos por cada 100 gramos de producto, mientras que el Nesquik tiene 75. “La diferencia del azúcar añadido entre uno y otro es muy pequeña, por lo que son igual de insanos”, detalla Llorente. Además, la cantidad de cacao es ínfima, a pesar de que la gente piensa que está tomando un producto elaborado a base de este ingrediente. 

Como diferencia principal en la lista de ingredientes podemos encontrar la lecitina de soja en el Nesquik, ausente en el clásico español. Este ingrediente evita que se formen los míticos grumos cuando recurrimos al producto cuya mascota es un conejo. 

Por su parte, el Cola Cao tiene una fórmula única: el cereal de kola-malteado. Este ingrediente lleva harina de trigo refinada y extracto de nuez de cola como aroma natural. “El extracto de nuez de cola lleva un poco de cafeína, aunque no creo que el producto en sí lleve cafeína, si lo hace será en muy poca cantidad”, explica. 

Ambos productos contienen calcio y fósforo, “pero en cantidades ínfimas, solo para que las marcas puedan decir que son un poco saludables, cuando no lo son”, señala la nutricionista.   

Si tenemos la costumbre de desayunar algún cacao soluble y queremos seguir oscureciendo la leche, la experta recomienda acudir a un producto de cacao en polvo 100% desgrasado, como el que fabrica Valor o el que comercializa con su marca blanca Mercadona. “También tenemos un cacao soluble un poquito más bajo en porcentaje de pureza, al 70%, para aquellas personas que les cueste mucho modificar o retirar de forma completa cacaos solubles como Cola Cao o Nesquik”, aconseja Llorente.

Por supuesto, para los enganchados a cualquiera de estos cacaos en polvo, más vale limitar su consumo al mínimo que tomarlo en grandes cantidades, un consejo recomendable a cualquier producto alto en azúcares. 

 

Uno de los problemas que plantea Llorente es que desde pequeños nos han metido en la alimentación estos productos: “Te acostumbras al sabor, lo que hace muy difícil retirarlo luego”. Por ello, Llorente recomienda a los padres no incorporar productos con azúcares añadidos a la alimentación para que el paladar conozca “los sabores originales” y no produzcan rechazo.